Carlos Beltrán a nada de ser un Hall Of Fame

Carlos Beltrán a poco de ser un Hall Of Fame

Carlos Beltrán puede estar satisfecho de ver cómo ha crecido su candidatura al Salón de la Fama de MLB.

Carlos Beltrán Después de debutar con un sólido 46.5% de las papeletas en 2023, este año ha subido su porcentaje a 65,2% con 135 boletas reveladas hasta ahora.

Este año no le alcanzará para ser un inmortal de las Grandes Ligas, pero sus avances llevan a pensar que los cronistas reconocen sus méritos deportivos y que, incluso si no consiguiera ser “perdonado” en sus postulaciones futuras, tendría una gran oportunidad de ser considerado por el Comité de la Era Contemporánea.

Después de todo, Beltrán tienen argumentos contundentes para ser un candidato a toda regla para una placa en Cooperstown. Jugó 20 temporadas en las mayores con siete equipos: Reales, Astros, Yankees, Mets, Cardenales, Rangers y Gigantes.

En ese lapso fue invitado a 9 Juegos de Estrellas, ganó el Novato del Año, tres Guantes de Oro, dos Bates de Plata y un anillo de campeón de Serie Mundial con Houston en 2017, su último año como jugador. Dio 435 jonrones y 565 dobles, remolcó 1.587 carreras y anotó 1.582, se robó 312 almohadillas y terminó con una cantidad de hits respetable: 2.725.

A pesar de todos sus méritos, queda la duda sobre si a Beltrán le impedirá llegar al Salón de la Fama su participación en el esquema de robo de señas de los Astros en 2017, una vinculación que ya le costó el cargo de manager de los Mets de Nueva York sin haber dirigido un partido.

Algunos analistas creen que lo peor es que el boricua no ha mostrado arrepentimiento por el escándalo que sacudió a las Grandes Ligas en 2020.

“Dicen que nosotros usamos la tecnología de una manera que no era adecuada; yo pienso que fuimos innovadores, nosotros no usamos nada que no existe en el juego de pelota. Nosotros usamos lo que existía. No para quitarle credibilidad a lo que pasó, pero se hablaron muchas cosas que no eran verdad”, declaró Beltrán en el podcast Abriendo Juego.

Es difícil asegurar si recibirá un perdón que no está pidiendo, pero sí hay algo cierto: no pasará desapercibido su OPS de 1.021 en postemporada y tampoco el hecho de que es uno de apenas cinco jugadores en la historia de las Grandes Ligas con al menos 500 dobles, 400 cuadrangulares y 300 bases robadas de por vida. ¿Los otros? Nada menos que Alex Rodríguez, Barry Bonds, Andre Dawson y Willie Mays.

De momento, se lo toma con tranquilidad y sin perder la fe. “Estoy bien, tranquilo”, dijo a la prensa de Puerto Rico recientemente. “Esto es algo que no puedes perder la fe o a la esperanza. Si me va a tocar, me va a tocar. ¿Cuándo será? Pues, no sabemos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *